NOTICIAS

La Bóveda Global de Semillas de Svalbard, un seguro de vida para la humanidad

La Bóveda Global de Semillas de Svalbard, un seguro de vida para la humanidad

Las semillas de lino provenían del Instituto Leibnitz en Alemania,mientras que el trigo emmer provenía de la Universidad de Haifa en Israel. ElCentro Internacional de Agricultura Tropical de Colombia envió guisantes yfrijoles, México envió maíz, Tailandia envió arroz y Sudán envió sésamo, todassemillas para proteger en la Bóveda Global de Semillas de Svalbard.

“A medida que aumenta el ritmo del cambio climático y la pérdida de biodiversidad, hay una nueva urgencia en torno a los esfuerzos para salvar los cultivos alimentarios en riesgo de extinción”, dijo Stefan Schmitz, director ejecutivo de Global Crop Diversity Trust, la organización con sede en Bonn que ha encabezado el proyecto para salvar las especies de plantas y alimentos de la tierra desde 2008.

El martes de esta semana, recibió nuevas semillas de 35 bancos de genesubicados en cada continente.

La bóveda subterránea en Svalbard, un territorio insular noruego en elOcéano Ártico, tiene la capacidad de almacenar 4,5 millones de muestras yactualmente tiene un millón. En total, eso equivale a espacio para 2.25 milmillones de semillas individuales.

La bóveda fueremodelada en 2019 para poner fin a sus propias vulnerabilidades al aumento delnivel del mar y a los factores relacionados con el clima, pero sigue siendo ellugar más seguro en la tierra para proteger el futuro de los alimentos. Estáconstruido en una montaña en un lugar donde los terremotos rara vez ocurren, lahumedad se mantiene baja y el permafrost mantiene las semillas congeladas.También es el punto más septentrional del planeta fácilmente accesible portransporte aéreo, pero aún lo suficientemente remoto como para aislarlo.

Las adiciones delmartes a la colección representan un creciente compromiso global con laconservación y la diversidad de cultivos que permitirá a los agricultoresadaptarse a los climas cambiantes y las condiciones de crecimiento, dijoSchmitz. Su organización trabaja con el Gobierno de Noruega y el Centro Nórdicode Recursos Genéticos (NordGen) para mantener la Bóveda Global de Semillas deSvalbard.

La primeraministra noruega, Erna Solberg, estuvo presente en la ceremonia de depósito desemillas, al igual que el presidente Nana Akufo Addo de Ghana. Otros invitadosincluyeron al Emir de Kano, Muhammadu Sanusi II, el gobernador local de unaregión del norte de Nigeria en la que se protege su religión y culturaindígena. El emir lucía con orgullo su atuendo tradicional a unos 1300kilómetros sobre el Círculo Polar Ártico, a pesar de estar acostumbrado a unclima más tropical.

Solberg yAkufo Addo sirvieron como copresidentes de una “Cumbre de Semillas”celebrada junto con el depósito, que sigue a las mejoras de 20 millones deeuros que Noruega hizo a lo que a veces se llama la “bóveda del fin delmundo”. Esa es una referencia al hecho de que no importa qué eventoscatastróficos sucedan en el planeta, las semillas estarán allí para apoyar lacontinuidad de la comunidad humana.

La conferenciase centró exactamente en eso: cómo funciona la bóveda para mantener lassemillas seguras y cómo pueden contribuir a adaptar los sistemas alimentariosmundiales ante el cambio climático, todo con el fin de acabar con el hambre,lograr la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición de acuerdo con LosObjetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

“La bóveda de semillas es la mejor póliza de seguro para el suministro de alimentos del mundo”, dijo Schmitz. “La Cumbre de semillas de hoy y el depósito de semillas en la bóveda son extremadamente importantes para la seguridad alimentaria mundial”.

Video: Archivo Mundial del Ártico: el saber de la Humanidad, conservado a cinco grados bajo cero (Noviembre 2020).